Conforme nos vamos haciendo adultos, nuestra incorporación al mundo financiero es casi obligada. Tramitar nuestra primer tarjeta de crédito, comenzar una cuenta de ahorro y solicitar un préstamo, son pasos que llegarán tarde o temprano. Mientras más nos adentramos, vemos el rol tan relevante que juega nuestro historial crediticio y el score que tengamos en Buró de Crédito. Pues, en gran parte, de esa calificación dependerá si nos otorgan el préstamo, hipoteca o línea de crédito que estemos buscando.

Pero, ¿Qué es el Buró de Crédito?

Es una entidad financiera que se encarga de recopilar, procesar y administrar la información crediticia de las personas físicas y morales. Su importancia recae en que los bancos, o cualquier institución financiera, basan mucho sus decisiones en el historial de Buró de Crédito.

Por sí solo, estar en Buró de Crédito no es algo malo. De hecho todo aquel que haya contratado algún servicio financiero, o por el simple hecho de ser usuario de teléfono/tv/internet, aparecerá en el buró y tendrá un calificación (score). Si nunca has checado tu historial, te recomendamos leer nuestra guía: cómo checar tu score y Buró de Crédito ¡Gratis!

¿Por qué es tan importante tener un buen score?

Funciona como un arma de doble filo. Una buena calificación abre las puertas a un sinnúmero de opciones, con los mejores términos. Sin embargo, tener un score bajo hace que aumente mucho la tasa de rechazo y, si alguna financiera decide otorgarlo, seguramente será con intereses muy altos para cubrir el riesgo de impago.

Pero no todo es negativo y existen formas de revertir la situación. Aunque no lo creas, mejorar tu score es más fácil de lo que piensas. La clave es estar 100% comprometido y seguir estos 5 consejos al pie de la letra.

Consejos para mejorar tu score

  1. Ser muy puntual con los pagos

Esto es muy lógico y hasta puede sonar irrelevante. Sin embargo, no se trata solo de pagar la tarjeta en la fecha que te corresponda, sino de pagar cuándo más conviene. Te recomendamos cumplir con tus deudas antes de la fecha límite de pago, ya que esto manda una buena señal de que tienes liquidez y no es necesario esperar hasta el último día posible.

Siempre trata de pagar más del mínimo requerido. Si bien no alcanzas a pagar el total, abonar un monto mayor al mínimo ayuda para tu historial y evita que se generen demasiados intereses. Si de plano no puedes pagar ni el mínimo, sigue el consejo 2.

  1. Acercarse al acreedor y busca negociar

Cuándo tu deuda llega a una situación complicada y no sabes como salir, un solución alternativa es negociar con el banco o financiera. Si bien, esto no borrará la deuda por completo, te permitirá reestructurar para poder pagar en unos términos más accesibles. Está opción demuestra que sí tienes voluntad de pago y tu calificación en buró no se verá tan afectada.

También puede darse el caso de negociar un quita. El banco te “perdona” una parte de la deuda con el objetivo de recuperar algo del dinero prestado. Sin duda es una alternativa atractiva, sin embargo, no es tan recomendable debido a que tu historial sí se ve afectado y quedará manchado mínimo por 6 años.

  1. Mantener créditos activos y no contratar nuevos

Para todo prestamistas, los mejores clientes tienen dos características principales; son cumplidos y constantes. Estar cambiando muy rápido de tarjeta o solicitar muchos préstamos a la vez, dejará un marca negativa en tu historial. Demuestra inestabilidad financiera y le dice a los bancos que no eres confiable para mantener un crédito por mucho tiempo.

Solo en caso de tener un préstamo o tarjeta con condiciones muy malas, es recomendable cambiarse y contratar uno nuevo.

  1. Consolidar deuda

La consolidación de deuda aplica para las personas que no siguieron el punto anterior. Al tener varias deudas con instituciones diferentes, es muy probable perder el control y no llevar un buen manejo. Para no pagar intereses innecesarios, lo recomendable es unificar todas las deudas en una sola.

Esta alternativa permite que te quedes con el banco que tenga los mejores términos y la tasa de interés más baja. Así mismo, la administración de tu deuda será mucho más sencilla y hará que mejores tu historial crediticio.

  1. No topar línea de crédito

La clave está en usar lo que realmente necesitas. Es bueno tener una línea de crédito alta y ser candidato a préstamos, sin embargo, esto no quiere decir que debes usar el total tu línea y aceptar todo financiamiento que te ofrezcan. Lo ideal es no pasar el 50% de tu crédito disponible.

Con lo anterior no te estamos diciendo que dejes de usar tu tarjeta. De hecho, darle un uso constante y responsable, envía buenas señales para que mejore tu score en Buró de Crédito.

Recuerda que reconstruir tu historial es una tarea que requiere tiempo, paciencia y mucho compromiso. Paso a paso irás viendo como mejora y te permite retomar el control de tus finanzas. No olvides que en el equipo de Comparador Financiero estamos para ayudarte en cualquier duda o comentario que tengas.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This