El rápido ritmo de vida con el que vivimos, nos obliga a estar en constante toma de decisiones. Ya sea un tema de importancia o algo más irrelevante, el tomar una decisión nunca es fácil, y menos cuándo una mala elección implique un golpe fuerte a la cartera. Este puede ser el caso de las personas que escogen un préstamo personal al aventón y sin antes haber hecho un análisis sobre: ¿Cuánto necesitan?, ¿Cuánto pueden pagar?, ¿A qué plazo?, ¿A qué tasa?… y una serie de preguntas básicas que se deben hacer antes de comprometerse a pagar un préstamo.

En los últimos años, está decisión requiere de un análisis más profundo, ya que el abanico de opciones ha crecido mucho con el surgimiento de empresas innovadoras, como Kubo Financiero o Afluenta, las cuáles ofrecen productos a la medida y a mejores tasas que los bancos. La gran gama de opciones, obliga a tener un procedimiento que nos ayude a encontrar el préstamo personal que más conviene. Y es por eso que, en el equipo de comparador financiero, nos dimos a la tarea de darte 7 consejos a seguir cuándo estés buscando un préstamo y no sepas cuál escoger.

1. Establece bien tus necesidades

¡No pidas más de lo que necesitas! Es común que al solicitar un préstamo, el banco o entidad financiera, te ofrezca un poco más de lo que pediste, ya sea en forma de promoción o por ser “cliente distinguido”. Esto lo hacen porque, entre más te presten, más les debes. Recuerda que los intereses y comisiones normalmente se calculan sobre la base del préstamo y, por lo tanto, al final acabarás debiendo mucho más. Estipula la cantidad máxima que necesitas y que realmente vas a poder pagar.

2. Crea un presupuesto realista

Toma en cuenta tu seguridad laboral y no hagas suposiciones sobre dinero que esperas recibir en el futuro. Basa tu presupuesto en ingresos seguros y constantes. Estipula una cuota que puedas pagar periódicamente, la cuál no cause grandes cambios en tus finanzas diarias. Por lo general, se recomienda que tus pagos no excedan el 35% de tus ingresos mensuales. En caso de pasar dicho porcentaje es muy probable que caigas en impago, con lo cuál se irán acumulando los intereses y cada vez será más difícil liquidar tu deuda.

Recuerda que el plazo optimo no debe ser ni muy largo, ni muy corto. De ser muy extendido tendrás pagos más pequeños pero a un mayor interés, ya que mientras más tardes en devolver el dinero, mayor riesgo para la entidad financiera y, por lo tanto, mayor interés. Por el otro lado, un plazo muy corto puede provocar pago más altos y difíciles de hacer frente. Escoge el período de tiempo que te permita devolver el préstamo cómodamente y sin agobios.

3. Analiza qué tipo de préstamo necesitas y para cuál eres sujeto.

Otro punto importante será el destino que le des al dinero que te presten. Las financieras toman muy en cuenta este punto, ya que no es lo mismo prestar para remodelar tu casa, que para pagar deudas anteriores. De esto dependerá mucho el riesgo y, en consecuencia, la tasa de interés que te cobrarán.

Tomando en cuenta lo anterior, es importante recalcar que el factor principal para definir el riesgo y tasa de interés a la que te prestarán, siempre va a ser tu situación en buró de crédito. Recuerda que todos tenemos una “calificación” dependiendo que tan buenos o malos pagadores hemos sido (En caso de NO conocer tu score, te recomendamos leer este artículo https://comparadorfinanciero.mx/blog/como-checar-tu-score-y-buro-de-credito-gratis/ ).

Los mejores historiales tienen acceso a las mejores tasas y viceversa. Analiza muy bien este factor, pues de él depende mucho el préstamo que puedas obtener.

4. ¡COMPARA!

Como mencionamos anteriormente, la apertura al crédito ha crecido mucho en los últimos años. Lo que ha permitido el surgimiento de nuevas alternativas que, a diferencia de los bancos tradicionales, ofrecen condiciones más flexibles y convenientes, buscando dar inclusión financiera a personas que en el pasado no eran sujetas a crédito. Al haber tantas opciones, es casi imposible comparar todos los préstamo antes de tomar una decisión. Sin embargo, en Comparador Financiero ofrecemos la alternativa más rápida y sencilla para comparar los mejore préstamos en México. Simplemente entra, selecciona el monto que necesitas, tu nivel de historial crediticio y en cuestión de segundos aparecerán las mejores opciones para ti. Podrás comparar conforme a tasa, plazo, rating, pago estimado, tipo de préstamo y elegir el que más te convenga.

5. Revisa a detalle las características del préstamo

Ya que hayas escogido el préstamo, asegúrate de leer y entender bien el contrato. Debes tener completa claridad sobre cuánto vas a pagar, a qué plazo y tasa, qué ocurre en caso de que te atrases, si se te están cobrando comisiones y un sinnúmero de características importantes. No dejes de leer las “letras chiquitas”, ya que puede contener información relevante para que evites sorpresas en el futuro.

En caso de duda, pregunta! No tengas pena por no saber mucho sobre el tema. Recuerda que un préstamo es un servicio que estás contratando y, por lo tanto, deben darte todo el apoyo y seguimiento que necesites. Conocer a fondo los detalles de tu préstamo te puede ahorrar una cantidad importante de dinero.

6. No caigas en estafas (No recurras a “dinero rápido” y sin garantías)

Por desgracia, son comunes los casos de empresas fantasma que buscan aprovecharse de la urgencia y necesidad de la gente, ofreciéndoles préstamos al instante y sin necesidad de aportar garantías de pago. Ten mucho cuidado! Por lo general, la estafa sucede cuándo te piden que aportes una cantidad por adelantado en forma de garantía. Ya con el dinero en su cuenta, los criminales dejan de contestar y tú quedas sin respaldo alguno. Para evitar este tipo de prácticas, asegúrate que la empresa este avalada por las autoridades y no pagues, ni firmes nada, sin antes estar completamente seguro de su credibilidad.

7. Formula un plan de pago y no te atrases

Ya que te hayan otorgado el préstamo ¡No te retrases en los pagos!

Ser buen pagador te puede traer muy buenos beneficios, tales como: acceso a un monto mayor, con mejores tasas y a un plazo más conveniente. Por el contrario, retrasarte en tus pagos, aunque sea por un día, puede traer consecuencias muy graves. Dependiendo los términos de tu contrato, las entidades financieras pueden penalizarte aplicando intereses y comisiones por demora. El problema se intensifica cuándo dejas de pagar por dos o más periodos seguidos, ya que los nuevos intereses se calculan sobre el acumulado de deuda no pagada y esto genera una bola de nieve. Aun cuándo logres salir, esto dejará una “mancha” en tu historial crediticio, afectando tu buró de crédito y será más difícil acceder a préstamos en el futuro.

Muchas de las financieras en línea ofrecen simuladores y calculadoras para que puedas ver exactamente cuánto tienes que pagar en cada periodo. Te recomendamos tener un plan de pagos estipulado y cumplirlo al pie de la letra!

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This