Si bien es cierto que los intereses y comisiones bancarias, especialmente en México, son excesivamente altos, esto no quiere decir que los tengamos que ver con miedo. Simplemente son la forma de “castigar” a la gente incumplida y es con ellos que los bancos hacen su gran negocio. Sin embargo, existen formas de ser responsable y lograr usar el crédito a tu favor, lo cual te permitirá aumentar tu calidad de vida.

Los servicios financieros se encargan de ofrecernos herramientas que, bien utilizadas, se pueden convertir en nuestras mejores amigas. Por desgracia, en nuestro país es más la gente que les da un mal manejo y no las toma con la debida seriedad. Ya sea por falta de información, descuidos con los pagos, uso indebido o simplemente verlo como dinero gratis sin medir las consecuencias, el resultado siempre será una pesadilla.

Para que no acabes en una situación lamentable, que se pudo haber evitado, en el equipo de Comparador Financiero nos dimos a la tarea de recopilar las mejores técnicas y consejos para que puedas hacer uso adecuado de tu dinero y utilices el crédito a tu favor.

 

Elige la tarjeta correcta

 

Ya sea que estés buscando una tarjeta de crédito o simplemente un préstamo personal, siempre elige lo que más se acople a tus necesidades y especialmente a tu capacidad de pago. Pon especial atención en el CAT (costo anual total) para saber cuánto tendrías que regresar extra en caso de atrasarte con los pagos.

Por lo general, todos los bancos manejan 4 categorías de tarjetas de crédito: Básica, Clásica, Oro y Platino. Cada una de ellas maneja diferentes tasas, comisiones, anualidades, beneficios y servicios. Para ser acreedor a las tarjetas de gama alta, se basarán en tus ingresos mensuales y con mayor énfasis en tu historial crediticio.

Todo depende de lo que estés buscando. Las tarjetas Básicas son las que más intereses cobran pero tienen el beneficio de no tener anualidad. Por su parte, las Oro o Platino cobran una anualidad que puede verse muy alta, pero te ofrece una serie de beneficios como: meses sin intereses, acumulación de puntos, seguros de viaje y manejan tasas más bajas.

No te dejes llevar por la emoción y el juego de aparentar, acoplate a tus ingresos reales y elige la tarjeta que tenga más similitudes con tu perfil.

 

Aprovecha los meses sin intereses y el plazo de financiamiento

 

Los meses sin intereses son una opción muy atractiva de financiamiento, siempre y cuándo se les dé un buen uso. El problema viene cuando pierdes el control de lo que llevas comprado y se te hace una bola de nieve que se juntará a los gatos corrientes que tienes mes con mes. Lo recomendable es mandar a meses únicamente aquellos bienes duraderos, los cuáles te seguirán brindando un beneficio cuándo acabes de pagarlos (Ej. lavadora, refrigerador, celular, etc.)

Otro punto muy importante es aprovechar los 50 días de financiamiento que ofrece toda tarjeta de crédito. Para entender esta cuestión debes conocer tu fecha de corte y tu fecha de pago. La idea es programar tus comprar y aprovechar este plazo al máximo. Por ejemplo: Si tu fecha de corte es el día 20 de cada mes, tu puedes hacer una comprar importante el día 21 de febrero y ese dinero lo tendrás que regresar hasta el 10 de abril!!! Todo esto gracias a los 30 días que faltan para tu siguiente fecha de corte (20 de marzo) + el periodo de 20 días que tienes antes de tu fecha de pago (10 de abril).

 

Error pagar solo los mínimos de tu tarjeta

 

Mes con mes llega tu estado de cuenta con el resumen de todos tus gatos y dos números muy relevantes: pago para no generar intereses y el mínimo a pagar. Aquí el grave error es pagar únicamente el mínimo, ya que solo estás generando más intereses y aplazando una deuda que cada vez se hace más grande.

Si no tienes los suficiente para pagar el total de la deuda, paga lo mayor posible y no te quedes con la idea de que pagando el mínimo ya te libraste un mes más. En el caso extremo de que tu deuda se haya vuelto demasiado grande y los intereses te estén comiendo, analiza la posibilidad de contratar un préstamo más barato para poder pagar el total y tener una deuda más manejable.

 

No te comprometas a algo que no vas a poder pagar

Ten muy claro que una tarjeta de crédito no significa un aumento de sueldo ni dinero gratis. Todo el dinero que uses lo tendrás que regresar y si te atrasas tu sueldo acabará en puro pago de intereses. Se responsable con lo que contrates y sincero contigo mismo, planifica, crea un presupuesto y síguelo al pie de la letra. No dejes que el dinero tome el control de tu vida y, por el contrario, lleva tu las riendas.

 

Contrata créditos únicamente con instituciones autorizadas

 

Por último, queremos hacer mucho énfasis en que no te dejes engañar por criminales. Desgraciadamente son muchos los estafadores que buscan aprovecharse de la necesidad de la gente con tal de sacar un poco de dinero fácil. Aprovecha las herramientas de consulta que te ofrece la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) y denuncia todo intento de engaño.

En Comparador Financiero te ayudamos analizar los mejores préstamos personales del país para que puedas elegir el que más te conviene. Compara y Descubre!

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This