Nada en esta vida es totalmente bueno ni totalmente malo. Todo tiene sus pros y contras. Muestra perfecta de eso es el auge que ha tenido el internet. Sin duda algún nos da un sinnúmero de beneficios que hacen más fácil nuestra vida y nos brinda de herramientas fantásticas. Sin embargo, también corremos el riesgo de sufrir algún tipo de fraude, estafas por email, engaños, robos de información y muchas otras técnicas para hacernos daño.

De todas estos crímenes, decidimos enfocarnos en las estafas por correo electrónico o phishing, ya que es de las prácticas más comunes y es mucha la gente que se ve afectada. Te daremos una serie de tips para poder identificarlo, saber cómo actuar, maneras de defenderte y técnicas para evitarlo.

 

¿Qué es el phishing y cómo detectarlo?

 

El phishing es una tipo de estafa por medio del correo electrónico. Por lo general, lo delincuentes tienen el objetivo de robar tu identidad, obteniendo datos personales y así poder acezar a tus cuentas bancarias. Para lograrlo se hacen pasar por una entidad financiera seria que ofrece algún tipo de producto o servicio atractivo. Ya con los datos necesarios, los venden en el mercado negro o te hacen fraude directo en alguna de tus cuentas.

Para detectar esta práctica fraudulenta sigue los siguientes pasos:

  • Si recibes un correo sospechoso de tu institución bancaria, te recomendamos marcar directamente y pedir confirmación de que efectivamente ellos lo mandaron.

 

  • En caso de que el remitente no te suene familiar y no recuerdas haber dado tu email para que te mandaran información, es mejor que lo elimines y no respondas. Si son una empresa seria buscarán contactarte por otro medio más confiable.

 

  • Puede ser que el mensaje parezca genuino, por desgracia los delincuentes se hacen cada vez más profesionales y atentos al detalle. Si tienes duda, pide que te den un teléfono o dirección para poder corroborar su legitimidad. Igual puedes apoyarte en la CONDUSEF que tiene el deber de protegernos.

 

  • Por lo general lo estafadores usan el miedo y la urgencia para convencer a sus víctimas. Amenazan con cerrar tu cuenta o hacerte un cobro por penalización. Si tienes dudas y te suena rara, contacta directamente a tu institución.

 

Medidas que debes tomar para evitarlo

 

La regla de oro para evitarlo es ¡Nunca dar información personal a un desconocido! Toma en cuenta que ninguna entidad financiera, así como tampoco Visa o MasterCard, solicitan datos personales a sus clientes mediante correo electrónico, mensaje de texto o vía telefónica. La única situación en la que esto es posible, es cuándo el usuario directamente contacta a la institución financiera para hacer algún trámite sin tener que ir a sucursal.

Otro pecado sería ingresar tu contraseña en un sitio que te haya llegado por correo electrónico. Una técnica para saber si es confiable, es ver que tenga las siglas https antes de la dirección. Igual siempre es mejor llamar a la institución bancaria ante cualquier duda.

¿Cómo defenderte si ya estás siendo víctima?

 

En el momento que te des cuenta del fraude, cambia tus contraseñas lo antes posible y  ponte en contacto con tu institución para cancelar tus tarjetas y que te guíen.

Si estás seguro de haber recibido un mail fraudulento: no respondas ni contactes al remitente, no abras ni des clics en enlaces o documentos adjuntos y por nada en el mundo proporciones información personal.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This