En todo contrato, ya sea de teléfono, tv, celular, negocio o préstamo, se tiene un apartado coloquialmente conocido como las “letras chiquitas”. Dicha sección incluye toda la información legal sobre el tema y puntos muy específicos que te presentan las reglas del juego. Es muy común que no lo leamos, debido a lo largo y tedioso que suele ser. Sin embargo, en el caso particular de un préstamo sí resulta importante poner atención y asegurarse de comprender adecuadamente sobre temas como: la tasa que vas a pagar, el plazo acordado, los recargos que te pueden cobrar y un sinnúmero de características que acabarán perjudicándote si no les das la debida importancia.

Para que tu bolsillo no sea vea afectado por el simple hecho de firmar sin leer, te daremos una sencilla guía sobre los puntos más relevantes que debes tener presentes. Recuerda que lo mejor siempre será leer el contrato completo, pero también es normal que no entendamos algún tema en especifico o que los términos se vuelvan muy técnicos; en esos casos te recomendamos preguntar en la empresa, pedir ayuda de un especialista o consultar en fuentes confiables, pero ¡Nunca te quedes con la duda! Pues eso puede significar un golpe financiero a tu cartera.

Daremos los puntos en orden desde el que creemos que es el más relevante hasta el menos, sin embargo, recuerda que todos forman parte del contrato y es mejor entenderlos como un conjunto. Igual es importante mencionar que existen miles de contratos con todo tipo de variables y cláusulas muy específicas. En esta guía solo profundizaremos en los aspectos más comunes y en los elementos de mayor relevancia para el préstamo. Si tienes duda sobre uno en específico, siempre nos puedes escribir y buscaremos guiarte de la mejor manera.

Lo más importante siempre será la TASA. Existen muchos tipos y cada una tiene sus propias características, por lo cual es importante entender cuál te están cobrando y como generan su estimación. A final de cuentas, la tasa de interés es el porcentaje usado para calcular el dinero extra que tienes que regresar junto con lo que te prestaron. Por ejemplo, si yo pido un préstamo de $1,000 y lo tengo que pagar en 1 año junto con el interés del 20%, entonces acabaré pagando $1,200. Claramente este es un caso muy simplificado y en la vida real entran en juego mucho más factores. Sin embargo, contiene los elementos claves en los que te tienes que fijar siempre: base (1,000), tasa (20%) y plazo (1 año). Asegúrate de saber si el tipo de tasa que estás pagando es fija o variable, ya que esto puede generar situaciones muy diferentes.

Nuestro segundo elemento, el PLAZO, nos dice cuánto tiempo tenemos para regresar el dinero que nos prestaron. Aquí es muy importante diferenciar entre periodicidad de pagos y plazo total. Lo primero es la frecuencia con la cuál harás los pagos y lo segundo es la suma de cada uno de los intervalos. De esta forma, si tienes que pagar un préstamo en 4 pagos semestrales, el plazo total acabaran siendo 2 años. Por lo general, los préstamos tienen periodicidad quincenal, mensual o semestral, y los plazos pueden ir desde 1 mes hasta 10 o más años. Todo depende del monto y tasa acordados, por lo cuál debemos tener en cuenta que a mayor cantidad de tiempo, más intereses acabarás pagando aunque la cuota a pagar sea más baja.

Otros factores muy relevante son las COMISIONES y los RECARGOS. Hay que poner mucha atención en ambos, pues suelen ser los causantes de tener que pagar más de lo presupuestado. La primer categoría es muy amplia, ya que por comisión se puede considerar el cobro por: apertura, pronto pago, cancelación anticipada, estudios, manejo de cuenta, cambio de condiciones y otras más específicas que dependen de cada caso.

En el área de los recargos entran todas las penalizaciones por no cumplir con algo estipulado en el contrato. Obviamente el cobro más común es causado por atrasarte en tus pagos y no acatarte al plazo establecido. Esto puede ser muy peligros y perjudicial, pues mientras más te atrases, más tendrás que pagar y aparte tu historial crediticio quedará manchado.

Recuerda que estos son solo algunos de los elemento que pueden aparecer en tu contrato. Si tienes alguna duda o un tema te interesó y quieres profundizar más, no dudes visitar nuestro Blog. Siempre es mejor estar bien informado para tomar buenas decisiones y evitar caer en endeudamientos innecesarios.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This