Puede ser que hayas caído en endeudamiento por: falta de planeación, algún imprevisto que se te presentó, mala administración de tus gastos o cualquier otra motivo. En realidad las razones no importan, aquí lo relevante es encontrar la solución para tu problema. Lógicamente, la salida más rápida sería pagar la deuda lo antes posible, pero entendemos que esa opción no es viable en este momento. Es por esta razón que te daremos los mejores consejos para negociar tu deuda, hacerla más manejable y, en el mejor de los casos, liquidar.

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) los índices de morosidad durante abril 2018 rondaban niveles del 5%. En específico, la categoría con mayor porcentaje de morosidad son los créditos o préstamos personales, con un 6.61%, seguidos de las tarjetas de crédito (5.30%) y, por último, el financiamiento vía nómina (2.8%). Dichas cifras, junto con el hecho de que en México se manejan altísimas tasas de interés, nos obliga a tomar el control de nuestras finanzas y estar bien informados.

Si, por desgracia, te encuentras en una situación de endeudamiento grave y estás buscando opciones para salir de ella, estos consejos pueden ayudarte para mejorar tus condiciones de pago y tener una deuda mucho más llevadera. Recuerda que lo ideal es usar estas alternativas únicamente como último recurso, es decir, cuándo ya no estés en posibilidad de realizar los pagos mensuales y urja ponerle un alto a la acumulación de intereses.

 

Negociación de una Quita

 

Una quita es un acuerdo entre el deudor y el acreedor para liquidar la deuda en su totalidad mediante un descuento. Por ejemplo. Javier le debe 10 mil pesos a su banco, no tienen con que pagarles y los intereses cada vez se hacen más grandes. El banco, al ver que Javier tiene un atraso importante en sus pagos, se acerca con él y le ofrece un descuento del 40%. Dicha “ayuda” permite que Javier liquide la deuda pagando únicamente 6 mil pesos.

Normalmente, las instituciones financieras ofrecen una quita a un cliente cuando ven que su situación es drástica y ha caído es una suspensión provisional de pago. El objetivo es claro, los bancos no quieren perder todo su dinero y ofrecen una alternativa para recuperar aunque sea un cacho del monto prestado.

Como todo en la vida, las quitas tienen pros y contras. El lado positivo es que te permiten salir de un gran problema mediante una alternativa rápida y viable. Sin embargo, serás reportado en el Buró de Crédito con una mala nota por un periodo mínimo de seis años. Las implicaciones de este reporte no son menores, ya que un mal historial crediticio causa que nadie quiera volver a prestarte o únicamente te ofrecen préstamos con tasas excesivamente altas.

Si tu situación es realmente drástica y no ves ninguna otra forma de salir de ella, negocia para que tu quita sea lo más alta posible y el descuento realmente valga la pena. Recientemente se han formado empresas que buscan ayudarte en estos procesos. Las denominadas “reparadoras de deuda” se encargan de representarte en la negociación con los bancos y su objetivo es lograr los mejores términos para que puedas resolver tu deuda. Por desgracia, también existen estafadores que se hacen pasar por este tipo de empresas y buscan lucrar con la necesidad de la gente. Ten mucho cuidado con quién tratas y NUNCA des datos personales o hagas pagos, antes de verificar.

 

 Reestructuración

 

La idea de reestructurar una deuda es acordar nuevos términos y condiciones, con el objetivo de hacerla más llevadera. Por lo general, lo que entra en negociación es: ampliar el plazo de pago, reducir la tasa de interés o ampliar el número de pagos fijos sin acumular nuevos intereses.

Puede entenderse como una solución intermedia. Si se te están complicando los pagos pero todavía no has caído en periodo de mora y quieres evitar que los intereses hagan tu deuda impagable, entonces esta puede ser una buena opción para ti. Simplemente te da un pequeño respiro para que no te ahogues. Y lo mejor de todo es que solicitar una reestructuración de deuda no afecta a tu calificación de buró de crédito.

 

Consolidación de deuda

 

Retoma el control de tus finanzas, es una oración que puede sonar como un “slogan” o propaganda para venderte un servicio. Sin embargo, realmente es importante, ya que para salir de una deuda se debe empezar desde lo más básico: poner orden y organización en tus finanzas. Tener bien claro qué es lo que debes, a que plazos y con que tasas son los pagos, cuáles son las penalizaciones si no cumples y lo más importante, con qué recursos vas a pagar.

No es nada extraño el caso de personas que se endeudan con diferentes instituciones bancarias y van pagando únicamente los saldos mínimos para “sobrevivir”, pero en realidad no tienen un plan claro para salir de sus obligaciones. Ante esta situación, la mejor opción es consolidar todas esas deudas en una sola y tener tus cuentas en orden. La clave está en contratar con la institución que ofrezca las mejores condiciones de tasa y plazo.

Si esta alternativa te parece correcta pero no sabes qué préstamo escoger; entra a Comparador Financiero, te ayudamos a encontrar el préstamo que más se acople a tus necesidades. Simplemente compara, solicita el préstamo, usa ese dinero para pagar y olvídate de tus otras deudas, genera un plan de pagos y síguelo al pie de la letra.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This