Te decimos que tan conveniente es esta práctica

Sin duda alguna, el estar endeudado y no tener con que pagar es una de las situaciones más agobiantes y, por desgracia, más comunes que se viven hoy en día. No tener buena planeación financiera y dejarse llevar por el impulso, provocan acabar con dudas innecesarias, al las que no sabemos como hacerles frente. Ante esta situación, la salida más rápida es pedir otro préstamo que permita alejarse momentáneamente del apuro. Pero, ¿qué tan recomendable es esta práctica?

Por lo general, la respuesta que te darán los expertos es que no es nada recomendable, ya que solo se está tapando un hoyo para abrir otro y el problema de raíz nunca se resuelve. Sin embargo, existen casos remotos en los que se pude presentar como una buen alternativa, siempre y cuándo se le dé un manejo excesivamente cuidadoso y teniendo como base un análisis serio sobre la situación.

Para entender la magnitud y complicado de este tema, podemos analizar el estudio que la plataforma Prestadero, experta en financiamiento colectivo, realizó sobre el tema.

Dicho informe, menciona que el refinanciamiento es una de las razones principales por la cual lo mexicanos solicitan créditos. Por si esto fuera poco, el monto promedio solicitado para esta causa tiene el segundo lugar, solo por detrás de los préstamos para negocios o PyMEs.

¿Cuándo sí conviene?

No todo es negativo, existen situaciones en las que pedir un nuevo préstamo funciona como válvula de escapa y te ayuda a tomar control sobre tus finanzas. Tal es el caso de los préstamos o tarjetas de crédito que manejan comisiones altísimas si no pagas a tiempo. Por desgracia, los créditos en México, en especial los personales y de nómina, son carísimos. Al caer en impago, el cliente queda ahogado por las altas tasas y se la vive solo pagando intereses, sin poder amortizar la deuda en si.

Pongamos un ejemplo. Tú tienes una tarjeta de crédito la cuál pagas mes con mes. Llega la navidad y te dejas llevar por las ofertas, a tal punto que gastas más de lo normal. Al no tener lo suficiente para pagar la deuda completa, decides pagar únicamente el saldo mínimo. Esto hace que el sobrante se multiplique por la tasa de interés (que normalmente es muy alta) y aparte se sume a tus gastos comunes de enero. Te acabará quedado un saldo mucho más grande al cuál tampoco podrás hacerle frente y la bolita de nieve crecerá cada vez más. Ante esta horrible situación, lo mejor es afrontar la duda y pagarla con un nuevo préstamo, que maneje un interés más bajo y a tasa fija. Aquí la gran ventaja es que tu dinero va a rendir más, pues no se va a ir tanto a pago de intereses y además vas a saber exactamente lo que tienes que pagar mes con mes.

Consolidación de deuda

Otra alternativa que suele ser recomendada es la consolidación de deudas. Esto aplica para las personas que han pedido varios créditos y cada uno de ellos con diferentes instituciones. Normalmente es difícil tener buen control y pagar cada uno a tiempo, ya que manejan diferentes tasas, comisiones, términos y un sinnúmero de factores que pueden salirse de las manos.

El pasar todas estás dudas a un solo banco o institución, permite llevar un mejor control y poder tener un plan de pagos establecido, para seguirlo al pie de la letra. Obviamente se recomienda acercarse a las instituciones que ofrezcan las mejores condiciones de pago y con las tasas más bajas. Con ella podrás crear un presupuesto razonable, que puedas ir pagando poco a poco sin riesgo de caer en el circulo vicioso de no pagar.

¡Mucho cuidado!

Ten bien presente que si ya caíste en una duda es muy probable que caigas en otra. Cambia tus hábitos y trata al dinero con la seriedad que se merece. Recuerda que con el nuevo crédito solo estás comprando tiempo y orden, sin embargo, tu obligación sigue viva y tarde o temprano le tienes que hacer frente.

Aunque suene muy lógico, no gastes más de lo que puedes pagar. Crea un presupuesto sensato sobre lo que son tus ingresos totales y ajusta tus egresos a eso. Un gran error es pensar que en el futuro recibirás dinero extra, ya sea por algo que te deben o por un aumento de sueldo que llevas esperando. Confía solo en el dinero que ya tienes seguro e infórmate mucho sobre temas de finanzas. En caso de tener alguna duda o querer profundizar más sobre algún tema, no dudes en escribirnos y buscaremos darte el mejor consejo posible.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This