¡Cuidado! Evita caer en un fraude

Todos hemos vivido momentos en los que la situación financiera no es muy buena o la quincena no alcanza. Normalmente lo primero que pensamos es pedir préstamos inmediatos y lograr salir del apuro lo más rápido posible. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado con quién estamos tratando, ya que son este perfil de clientes a los que buscan cazar los estafadores. Su objetivo es aprovecharse de la necesidad y apuro de los usuarios, ofreciendo préstamos “rápidos”, sin aval y sin necesidad de checar tu historial en buró de crédito.

Se anuncian por muchas partes: periódicos, volantes, revistas y en los últimos años internet ha sido su canal favorito, ya que les da anonimato total. Por lo general, ofrecen préstamos “fáciles y rápidos”, pues no piden comprobación de ingresos, ni documentos y dicen dar el dinero al instante. La estafa sucede cuando te piden que hagas un deposito por apertura que ronda entre el 5% y 10% del monto que solicitaste. Una vez que realizas dicho pago, la empresa argumenta que estar en proceso de autorización, para después desaparece por arte de magia, dejándote sin forma alguna de recuperar tu dinero.

Es importante aclarar que, así como hay estafadores, de igual forma existen muchas empresas honradas, como es el caso de Prestapal. Ellos tienen como objetivo dar alternativas innovadoras de crédito y ayudar a las personas que no suelen ser atendidas por los bancos tradicionales, debido a su historial crediticio. Es por esta razón que te damos las siguientes recomendaciones, para que puedas distinguir entre una empresa honrada y una que solo te quiere engañar.

  • No te dejes llevar por la necesidad inmediata. Antes de hacer cualquier movimiento, has un análisis exhaustivo, compara tus opciones, y al elegir una, verifica que sea una empresa confiable. Recuerda que es mejor dar pasos lentos pero seguros.
  • No compartas ningún tipo de información personal. Evita dar contraseñas, información bancaria, NIP o cualquier dato del que puedan sacar provecho. Es muy probable que sí te pidan documentos básicos como tu IFE y una cuenta bancaría para depositarte el dinero. Pero en caso de que soliciten datos más personales, antes asegúrate de estar tratando con une empresa seria.
  • Para cerciorarte de la identidad de la empresa, te recomendamos hacer uso del registro que tiene la CONDUSEF por medio del SIPRES: http://portal.condusef.gob.mx/SIPRES/jsp/pub/index.jsp
  • Compara todas las opciones y asegúrate de conocer lo que implique cada una. Recuerda que un pago más bajo no siempre es algo bueno, ya que entran en juego otros factores como: el tipo de tasa, plazo, comisiones y recargos. Contrata el préstamo al que te puedas acoplar y que realmente vayas a poder pagar, sin tener que caer en más adeudos.
  • No des adelantos ni comisiones por apertura, solo en caso de que estés 100% seguro de estar tratando con alguien confiable.
  • Lee muy bien las “letras chiquitas” y asegúrate de entender bien todo lo que el convenio implique. En caso de tener dudas, llama directamente a la empresa y has preguntas complicadas para confirmar que sí sepan sobre el tema.
  • Si tu solicitud de crédito es por medio de internet, busca que la página en la que estas contratando empiece con un candado cerrado en verde y https://. Esto te indica que la cuenta cumple con un protocolo de seguridad aplicado por google y los datos que ingreses ahí estarán protegidos.
  • Ante cualquier indicio de estafa, acude a la CONDUSEF o has una denuncia en línea para que ellos continúen con el caso.

Esperamos que estas recomendaciones sean de gran ayuda y te permitan encontrar el préstamo que más te conviene. En el equipo de Comparador Financiero estamos para ayudarte y evitar que caigas en una estafa.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This