Al igual que otros productos de consumo tienen un valor reflejado en el precio (por ejemplo: electrodomésticos), los productos de financiamiento también tienen un precio que se refleja en un porcentaje, y se le conoce como la tasa de interés de un crédito.

No obstante que todos los créditos tienen un tasa de interés, es importante señalar que existen dos tipos de tasa y cada una puede afectar las finanzas personales; si no se toman en cuenta sus implicaciones.

Trataremos de explicar un poco más la tasa de interés y las implicaciones de cada tipo de tasa.

La tasa de interés de un crédito es el precio del dinero futuro

Recordemos que un crédito es el dinero que se tendrá en un futuro. Por ejemplo: si todos los días ahorras 10 pesos, al final de un año tendrás $3,650 pesos. Pero hoy tienes una oportunidad de negocio y necesitas exactamente $3,650 pesos para aprovecharla, y tendrás ese dinero hasta dentro de un año.

Para aprovechar esta oportunidad solicitas un crédito por los $3,650 pesos y que pagarás con los 10 pesos que ahorras, al final de un año habrás pagado esa cantidad.

De forma breve esta es la finalidad de un crédito: traer dinero futuro al presente.

Este ejercicio de traer dinero futuro tiene un costo, y se refleja en la tasa de interés del crédito. La tasa de interés no sólo cubre las ganancias, también la devaluación de la moneda y el costo operativo de otorgarlo.

¿Un crédito a tasa fija o variable?

En el mercado existen dos tipos de tasa: fija o variable. Cada una tiene diferencias importantes, pero elegir el producto adecuado con la tasa adecuada es importante para evitar descalabros económicos.

La tasa fija

La tasa fija es la misma durante toda la vida del crédito. Esta tasa normalmente se utiliza en préstamos personales y tarjetas de crédito. Esta tasa no cambia, sin importar los factores macroeconómicos ni las tasas de referencia interbancaria; siempre será la misma. A diferencia de la tasa variable, esta puede ser un poco más alta, pero tienes la garantía de que nunca subirá, por lo tanto no pagarás más intereses de los calculados.

Tasa variable

La tasa variable normalmente se encuentra relacionada a la tasa de referencia del Banco de México, o al tipo de cambio de UDIS o algún otro índice. Normalmente es más baja que la tasa fija, sin embargo si Banxico aumenta la tasa de referencia, o algún otro índice donde se encuentre vinculada tu tasa, pagarás más intereses automáticamente y podría ser más caro que con tasa fija.

Para tomar en cuenta

Los créditos hipotecarios y automotrices debido a que son montos altos, normalmente tienen una tasa variable. En ocasiones es posible cambiar de institución después de cierto tiempo, si tienes un crédito con tasa variable averigua si puedes hacerlo para pagar menos intereses o evitar que la tasa aumente.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This