A nadie le gusta que lo rechacen, especialmente cuándo se trata de dinero que necesita. Pueden ser muchas las razones por las que te niegan un crédito, pero en este artículo te platicaremos las más comunes para que las puedas revertir y logres tener una solicitud exitosa.

¿Te ha pasado que solicitas un préstamo, llenas formularios muy grandes, entregas una serie de papeleo, esperas y te acaban diciendo que no fue aprobado?

No lo tomes personal. Por desgracia, las tasas de solicitudes declinadas son muy altas. Las instituciones financieras aplican métricas para eliminar el mayor riesgo posible y acaban aceptando una porcentaje muy bajo.

Para que tu probabilidad de aceptación mejore, enfócate en los puntos que presentamos a continuación:

 

1.         Mal historial en Buró de crédito.

 

Sin duda este es el punto más importante. En el momento de solicitar un préstamo, o cualquier servicio financiero, lo primero que harán TODOS los prestamistas será consultar tu historial crediticio y ver tu Score. La idea es conocer si eres buen o mal pagador, para poder decidir si te lo dan, a que tasa y por que monto. Claramente las personas que tengan un mejor historial serán las candidatas a recibir los mejores préstamo y viceversa.

Contratar financiamiento con un Score bajo es algo muy difícil. Por dicha razón, te recomendamos seguir nuestros 5 consejos para mejorar Score en Buró de Crédito. Así mismo, si quieres saber más sobre el tema te compartimos: cómo checar tu Score y Buró de Crédito ¡Gratis!.

Recuerda que todas las instituciones financiera confiables utilizan Buró de Crédito para conocer tus hábitos de pago. No confíes en aquellas que te prometan un préstamo inmediatos sin necesidad de checar Buró de Crédito. Por lo general, son fraude.

 

2.         Alto nivel de endeudamiento.

 

Las instituciones revisan tus ingresos mensuales y las deudas con las que ya cuentas. Si ven que tu déficit actual es igual o mayor al 35% de tus ingresos, es muy probable que te nieguen el crédito. Para poder revertir esta situación, es necesario que vayas liquidando tus obligaciones pasada y así pueda mejorar tu capacidad de pago.

En caso de tener una acomulación muy alta de deudas, te recomendamos leer nuestro artículo: opciones para liquidar o negociar una deuda.

 

3.         Ingresos no comprobados o insuficientes.

 

Es lógico que los prestamistas, antes de confiarte su dinero,  pidan pruebas para estar seguros de que sí les vas a pagar. La mejor forma de comprobarlo es viendo que recibes un ingreso constante y seguro, con el cuál te alcanza para cubrir la deuda.

Puede darse el caso de sí recibir un ingreso pero no tener como comprobarlo. Sucede cuándo te pagan en efectivo o especie. Para lo cual te recomendamos abrir una cuenta bancaria y depositar ese dinero. Esto te permitirá tener comprobantes originales y demostrar que sí existe el dinero.

 

4.         Situación laboral.

 

A las instituciones bancarias les encanta el perfil de personas que tienen un trabajo seguro y constante. Aquel que se encuentre desempleado, cambie constantemente de trabajo o que lleve muy poco tiempo en su puesto, es difícil que le otorguen un préstamo.

Busca tener ingresos que puedan ser comprobables mediante comprobantes de pago, recibos o estado de cuenta bancario.

 

5.         Falta de aval o garantías.  

 

Dependiendo el monto y tipo de préstamo que solicites, es probable que te pidan un aval o garantía, más allá de tu comprobación de ingresos. Esto lo hacen para tener un doble seguro que pueda hacer frente a la obligación, en caso de que tú ingreso no lo cubra.

Aquí te recomendamos que, antes de aplicar, estés seguro de sí tener las garantías que se requieren.

 

6.         Irregularidades en la aplicación.

 

Sucede cuándo algún dato de la solicitud es falso o no cumple con los requisitos básicos. No busques “maquillar” tu información, las instituciones financieras tienen equipos muy amplios que se encargan de revisar la veracidad de todos y cada uno de los datos. Si ven que alguno es falso, ten negarán el préstamo y no podrás volver a aplicar.

Lee muy bien los requisitos iniciales. Existen créditos que son para un rango de edad específico o solo en una zona del país. Ahórrate el tiempo de llenar una solicitud si no cumples con alguno de estos datos, pues será rechazada al instante.

 

7.         Pedir muchos créditos al mismo tiempo.

 

Está razón no es tan conocida y suele darse muy seguido. Al momento de pedir un préstamo, las instituciones financieras pueden consultar si solo lo has solicitado con ellos o tienes más peticiones con otros prestamistas. En caso de tener muchas al mismo tiempo, lo entenderán como desesperación y urgencia, que puede ser causada por un desequilibrio en tu cartera.

Para que esto no suceda, antes de hacer cualquier solicitud, te recomendamos hacer un amplio análisis sobre los préstamos que podrías ser candidato. Ya que hayas decidido cuál es la mejor opción, aplica formalmente.  Para ayudarte en esta tarea, ponemos a tu disposición nuestro comparador de préstamos personales. Ahí podrás comparar las características, beneficios y requisitos de cada préstamo, para finalmente elegir el que más se acople a tus necesidades.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This