No hay duda que la cultura del uso de efectivo, sigue siendo una realidad en México. Sin embargo, cada vez son más las personas que optan por los beneficios del bancarizar. Con un sinnúmero de opciones en el mercado, la pregunta es ¿Conviene más solicitar una tarjeta de Crédito o Débito?

Claramente esta pregunta no tiene una respuesta única y más bien la pregunta principal debe ser: ¿Para qué la quieres? Aquí es dónde se encuentran grandes diferencias, ya que, aunque es común que la gente las confunda, cada una sirve para cosas muy diferentes y tiene sus propios beneficios.

Es muy relevante conocer las características, pros y contras de cada una, pues de lo contrario podemos hacer un mal uso que traiga repercusiones negativas. Es por esta razón que explicaremos cuales son sus diferencias y los casos en los que es conveniente usar una u otra.

 

Diferencias principales

 

Ambas son instrumentos financieros creados para facilitar y hacer más eficiente nuestro día a día. Sin embargo, cada una tiene un rol específico en las finanzas personales. La tarjeta de crédito es un medio de pago con el que, sin necesidad de traer efectivo, se pueden hacer varias operaciones hasta un monto límite. Por su parte, la de débito está ligada a una cuenta de ahorro, y su mayor ventaja es que el propietario gasta sólo lo que tiene en su cuenta, por lo cual nunca pagará intereses.

Para entenderlo fácil, la diferencia más grande es que con la tarjeta de crédito estás usando dinero prestado y con la tarjeta de débito dispones de tu dinero. Básicamente la tarjeta de crédito es como un préstamo personal que te hace el banco. Lo puedes usar para lo que quieras pero, en cierta fecha, tendrás que regresar el dinero. En cambio, con la tarjeta de débitos estás usando dinero tuyo, el cual, por seguridad y conveniencia, está guardado en tu cuenta de ahorros.

Es importante mencionar que para tener una tarjeta de crédito, es requisito contar con una de débito.

 

Tarjeta de Crédito

 

Es una opción de financiamiento a corto plazo, que te permite capitalizar oportunidades. Sus tres mayores ventajas son: la seguridad que te otorga, el historial crediticio que generas al usarla y las facilidades de pago que te brinda.

Ventajas

Punto muy relevante es el historial crediticio que puedes ir formando. Ya que, para cualquier paso importante, tal como: comprar un coche, una casa, estudiar una carrera. Seguramente necesitarás financiamiento, y si no tienes un Score aceptable en Buró de Crédito, difícilmente te lo otorgarán.

Así mismo, una tarjeta de crédito te da facilidades de pago como los meses sin intereses, que te permite realizar compras grandes y diferir los pagos en cómodos plazos.

Otra gran ventaja es la seguridad. Básicamente todas las tarjetas de crédito hoy en día cuentan con un seguro antifraude, que te protege ante cualquier tipo de siniestro. Si sospechas ser víctima y no sabes cómo actuar, te recomendamos leer nuestro artículo: Clonación de tarjetas de crédito ¿Cómo prevenir y qué hacer?

Desventajas

Claramente no todo puede ser positivo. De hecho, las tarjetas de crédito son un arma de doble filo muy peligrosa. Si se les da el uso incorrecto y las manejas como dinero gratis, las consecuencias serán muy graves.

Endeudarse con una tarjeta de crédito puede ser un cuento de nunca acabar, ya que tienen tasas de interés, comisiones y recargos, que se van acumulando hasta el punto de volverse impagables. Infórmate y conoce más sobre las comisiones de tu tarjeta.

 

Tarjeta de Débito

 

Básicamente es una chequera que tienes sobre tu cuenta de ahorros. Ideal para personas que les cuesta organizarse y suelen gastar más de lo que tienen. Al no poder rebasar su capacidad de pago, es imposible endeudarse y por lo tanto nunca existe el pago de intereses.

Es muy útil y mucho más cómodo que estar cargando efectivo. Sin embargo, no es del todo segura y no tiene protección ante robos. Un criminal podría disponer de todo el efectivo y será muy difícil que recuperes tu dinero. Lo recomendable es tener disponible cantidades pequeñas, con las que puedas vivir tu día a día y lo demás lo guardes en la inversión bancaria. Estos movimientos pueden hacerse fácilmente en la app de tu banco.

Recomendaciones de uso

Lo ideal es que tengas una de cada una y la balances. Puedes usar tu tarjeta de débito para gastos pequeños, seguros y del diario. Ya para compras más grandes como: viajes, restaurantes, ropa… siempre usa tu tarjeta de crédito. En el caso de compras en línea siempre usa la de crédito, pues está protegida en caso de fraude cibernético.

3
3

Préstamos personales rápidos.

Dinero en efectivo al instante

Pin It on Pinterest

Share This